En el artículo anterior hablamos sobre el transporte marítimo, su evolución, características y por qué es tan importante para el comercio internacional. Ya entendiendo la magnitud de este medio de transporte y todas las posibilidades que ofrece, el siguiente paso es aprender sobre el seguro de transporte marítimo, el cual se define como un contrato que tiene como objetivo indemnizar al asegurado los daños producidos a la mercancía por los riesgos ocurridos durante el trayecto marítimo.

Toda mercancía, en su proceso de entrega, es susceptible a todo tipo de riesgos o accidentes. Dentro de la lista de posibles incidentes marítimos están: robo, mojadura, oxidación, naufragio, avería gruesa, explosión, contaminación, incendio, maniobras de carga y descarga, entre otros. Esto puede generar grandes pérdidas económicas para todos los actores implicados en el proceso.

En 2017 la Agencia Europea de Seguridad Marítima (EMSA) publicó el Resumen Anual de Accidentes e Incidentes Marítimos, el cual consiste en un análisis profundo de los accidentes informados por los Estados miembros de la UE. Durante 2017 hubo un total de 3296 incidentes marítimos, 115 muertes reportadas, 976 heridos, 36 barcos perdidos y 125 investigaciones iniciadas.

Teniendo en cuenta estas cifras, es fundamental ir más allá de simplemente elegir el mejor empaque para los bienes y realizar un estudio riguroso para escoger el seguro de mercancía más adecuado a las necesidades de cada asegurado.

En este artículo encontrará información sobre el mundo de los seguros de transporte marítimo, desde sus orígenes hasta sus diferentes características.

1. La importancia del seguro de transporte marítimo a través del tiempo:

La necesidad del hombre de estar protegido ante los múltiples riesgos que enfrentaba en la navegación por el mar y los ríos dio lugar al seguro marítimo, también conocido como el primer seguro de transporte.

En la Antigua Grecia se crearon las bolsas de préstamos a la gruesa, un sistema en donde los comerciantes dueños de barcos conseguían préstamos para comprar mercancías y transportarlas por el mar para su venta. En la misma región, en la isla griega de Rodas, se creó la ley de Rodas, considerado como el primer código marítimo de la historia. Esta ley buscaba que las pérdidas ocasionadas por el arrojamiento de mercancía al mar fuera soportada por todos los interesados.

En 1687, el seguro de transporte marítimo tuvo una mayor importancia gracias a Lloyd’s Coffee House, una taberna en el muelle de Londres en donde se reunían comerciantes, capitanes de barcos y toda persona conocedora del negocio para hablar sobre incidentes en los viajes, contratar seguros de transporte y compartir conocimientos del negocio.

Más adelante, en el siglo XX, el mercado de seguros de transporte, que hasta ahora se limitaba al seguro marítimo, fue testigo de un cambio drástico gracias a los avances tecnológicos desarrollados. La mercancía comenzó a ser trasladada en otros medios de transporte como trenes, aviones y camiones y fue aquí cuando se empezó a implementar diferentes pólizas y seguros para cubrir los riesgos de cada tipo de transporte.

2. ¿Qué es la avería gruesa o común, simple o particular?

Dentro del Derecho Marítimo hay un término muy conocido y tradicional que se llama avería, el cual abarca todos los diferentes riesgos que desde siempre han afectado a la navegación marítima. Las averías están clasificadas en dos partes, las simples o particulares y las comunes o gruesas.

Avería gruesa o común:

Según el 347 de la Ley de Navegación Marítima, la avería gruesa se define actualmente como aquel acto en el cual, intencionada y razonablemente, se causa un daño o gasto extraordinario para la salvación común de los bienes comprometidos en un viaje marítimo en caso de estar todos amenazados por un peligro. También aclara que solo se reconocerá como avería gruesa cuando los daños o gastos sean consecuencia directa o previsible del acto de la avería.
Cuando se produce un acto de avería común, el capitán debe notificarlo en el libro oficial de navegación, indicando la fecha, hora y lugar del suceso, las razones y motivos de sus decisiones, así como las medidas tomadas sobre estos hechos.

Avería simple o particular:

Esta clase de avería se caracteriza porque, contrario a las gruesas o comunes, tienen un origen involuntario y sus daños o gastos recaen sobre quien los provoca.
Según la Ley de Navegación Marítima, la avería simple contempla tres casos; la arribada forzosa, que es cuando la embarcación llega a un punto distinto al de su destino; el naufragio, que es cuando se pierde o se hunde el buque en el mar; el abordaje, que es cuando hay una colisión entre buques, embarcaciones o artefactos navales, y resultan afectadas las personas o la mercancía.

Durante una situación de avería gruesa o simple, la solidaridad juega un papel muy importante. Por ejemplo, durante un encallamiento, situación en donde el buque queda inmovilizado entre rocas, bancos de arena, barreras de corales o hielo, el procedimiento a seguir es liberar peso mediante el sacrificio de la mercancía (arrojamiento de varios contenedores al azar). En estos casos todos los contenedores que iban en el buque son solidarios con las pérdidas de los otros. Para esto nombran a un comisario de averías, el cual mira todos los BL´s, el tipo de mercancía, entre otros datos de información.

Vale mencionar que todos los que transportaban mercancía en el buque deben ser solidarios, todo aquel que no participa en las pérdidas de los otros no se le entregará su respectiva mercancía. Por esta razón es importante tener asegurada la mercancía, porque en estos casos, el asegurado simplemente envía los documentos necesarios a su aseguradora y esta se encarga de cumplir con esa garantía.

3. El rol del bill of lading (B/L) en un contrato de seguro:

Actualmente, las Reglas de Hamburgo 1978 regulan el transporte marítimo internacional de mercancías. Según estas normas, el Bill of Lading (B/L) o “Conocimiento de Embarque” es un documento de transporte marítimo que informa sobre las mercancías en un buque y para probar la existencia de un contrato de transporte. También comprueba la recepción y las condiciones de la mercancía a bordo, al igual que el compromiso de entregar las mercancías en el puerto de destino indicado.

El B/L es muy importante para verificar que efectivamente la mercancía sí se aseguró a tiempo mediante el certificado de seguro. Es común ver casos en donde se asegura la mercancía cuando ya se ha presentado algún siniestro. Este documento permite a las aseguradoras constatar datos como la fecha que inició el viaje, el número de contenedor que le tocó a esa mercancía, el origen y el destino, el peso del contenedor, en otras palabras, todos los datos que se necesita para evidenciar que sí era la mercancía y no otra.

Al momento de un siniestro, el asegurado debe presentar el B/L, al igual que otros documentos, para hacer efectivo el certificado de seguro. Sin este documento, es muy difícil que lo indemnicen.

El Bill of Lading lo emite la empresa naviera o su agente y es firmado por el capitán del buque. Existen diferentes tipos de B/L de acuerdo a la forma en que se recibe la mercancía:

  • Embarcado a bordo (shipped on board):

    Se emite cuando se ha cargado la mercancía en el buque.
    Limpio a bordo (clean on board): Se emite cuando la mercancía está en bodega y en buen estado.
    Sucio a bordo (unclean on board): Se emite cuando hay observaciones sobre la mercancía.

  • Directo (straight):

    Se emite cuando no hay escalas entre puerto de carga y puerto de descarga. La mercancía llega en el mismo buque en que fue embarcada.

  • Mixto (combined):

    Se emite cuando entre puerto de carga y puerto de descarga se deben hacer transbordos.
    Como puede observar, el seguro de transporte marítimo ha ido evolucionando a través de los años y hoy en día juega un papel importante en los asuntos comerciales y económicos.

En JAH Insurance Brokers, le ofrecemos nuestro Seguro de Transporte de Mercancías para que asegure su patrimonio e inversión ante cualquier imprevisto. ¡Queremos ayudarle!

El transporte terrestre en camiones representa un factor indispensable en la mayoría de envíos nacionales o internacionales. Es considerado un importante eslabón en la cadena de transporte intermodal, puesto que tiene la facilidad de unir el puerto o la estación ferrocarril con el destino final.

El papel del transporte en camiones varía dependiendo de la región. Por ejemplo, en áreas como Rusia donde no hay mucha población y el sistema de ferrocarril está muy bien establecido, los camiones se usan más para entregas locales y el ferrocarril para viajes de larga distancia. Del mismo modo, en México, el comercio internacional se facilita gracias a las rutas ferroviarias que conectan directamente con Estados Unidos y Canadá, permitiendo así un servicio más seguro sin el intercambio modal.

Por otro lado, en áreas como Europa, en donde las vías del ferrocarril no se han adaptado a las necesidades del sector de transporte de mercancías, los camiones son más útiles. De hecho, la infraestructura del transporte por carretera es fácilmente accesible desde todos los estados miembros de la Unión Europea.

Tipos De Camiones En El Transporte Terrestre:

El vehículo más popular en el transporte terrestre es el camión, el cual se puede clasificar de acuerdo a sus características. El transporte de mercancías se realiza con dos (2) tipos de camiones: Articulados y rígidos (camión completo).

Los articulados tienen la unidad de tracción separada del remolque, lo que los hace más versátiles, porque permite desenganchar y dejar en la bodega el remolque mientras embarca la carga en el terminal o en las instalaciones del productor, o dejarlo en aduana para su inspección.

Los rígidos se clasifican en camiones y camionetas. Tienen la tracción – motor – y la unidad de carga ensamblada en la misma estructura, en otras palabras, es un vehículo de una “sola pieza”.

  • Camión:

    Este es un vehículo automotor que por su gran tamaño, capacidad y fuerza se usa para el transporte de carga mediana.

  • Tractocamión:

    Son vehículos destinados a soportar y arrastrar semirremolques y remolques. Sirven para transportar grandes cantidades de carga y se utilizan para trasladar containers.

  • Camión articulado:

    Son aquellos que están formados por al menos dos (2) estructuras rígidas, unidas por un punto de articulación.

Así como vimos en nuestro artículo de los tipos de buques en el transporte marítimo, el diseño de los camiones también se especializa de acuerdo a la carga que se debe movilizar. Estas son las características de algunos de los camiones más utilizados en el transporte terrestre.

  • Camión refrigerado:

    Este es un camión especializado para transportar productos perecederos. Están diseñados con un dispositivo especial que regula la temperatura interior.

  • Camión cisterna:

    Es un camión especializado en transportar líquidos, gases y químicos. Pueden transportar petróleo, corrosivos, al igual que productos alimenticios como cerveza, vino, licores y algunos productos en polvo como harina y cemento. Tiene una capacidad de 25.000 a 30.000 litros.

  • Camión tolva:

    Está diseñado para transportar productos que no se dañen con el paso del tiempo. Los lados y la parte posterior están cercados con una baranda y protegidos del clima por lonas o carpas impermeables.

  • Camión cama baja:

    Es un camión que jala una plataforma para movilizar maquinaria o equipos pesados para construcción como excavadora, bulldozers, etc.
    Camión jaula: Este es un camión diseñado con una jaula metálica y se usa para el transporte de ganado.

  • Camión porta vehículos:

    Este tipo de camión cuenta con una plataforma que sirve para trasladar vehículos. Tiene un mecanismo para cargar y descargar, de manera ágil y rápida, los automóviles.

Ventajas Y Desventajas Del Transporte Terrestre:

Como mencionamos anteriormente, el transporte de carga por carretera es el único medio de transporte que ofrece el servicio de puerta a puerta. Otra ventaja es su versatilidad, ya que permite llegar más rápido a las instalaciones de los despachadores y destinatarios que cualquiera de los otros tipos de transporte. Asimismo, las partidas y llegadas de los camiones entre un determinado origen y destino pueden fijarse con relativa exactitud.

Por otro lado, algunas de las desventajas son las grandes distancias, congestiones de tráfico, el cual en varios países se ha convertido en un gran problema, las condiciones de las vías y la inseguridad que corre la mercancía. Este último haciendo referencia a la piratería terrestre que se ha convertido en una de las problemáticas más comunes en el transporte de mercancía por carretera.

Actualmente el sector del autotransporte de carga en carreteras, es un medio que se ha visto gravemente afectado por la inseguridad que recae en el robo de mercancías, lo cual incide directamente en las empresas que tienen como foco de negocios importar y exportar mercancías.

Dichos robos, se han visto en aumento con el pasar de los años, lo cual arroja cifras de 5,435 delitos en 2015, hasta 10,230 robos en 2017, lo que representa un crecimiento del 88 por ciento en dos (2) años.

El robo de camiones y tractocamiones asegurados en el país se duplicó el año pasado, lo que impactó en el precio de las primas de los seguros que cubren estas unidades. Así lo informó la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS). “Enfrentamos un incremento en las pólizas del 130%. Los costos nos están volviendo improductivos en toda la cadena logística”, refiere Enrique González, presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga.

Hoy en día, los robos están fortaleciendo el mercado informal, al tiempo que en las actividades formales como lo es la industria, se están alterando las líneas de producción con los efectos que esto tiene sobre la economía.

En línea con lo anterior, Iker de Luisa, Director General de la Asociación Mexicana de Ferrocarriles (AMF), precisó que dentro de los ocho (8) puntos que el organismo identifica para reducir los robos, el primero tiene que ver con atender el ciclo de venta de lo robado. “(Se requiere) desincentivar la compra de estos productos con inteligencia”.

“Estamos compitiendo contra nuestros productos en el mercado informal”, aseveró Edgar Chahín Trueba, integrante de la Mesa Directiva de la ANTP.

Con base a las cifras de SensiGuard Supply Chain Intelligence Center, al primer trimestre del año se obtiene que del total de mercancías robadas al autotransporte 28% corresponden a alimentos y bebidas y un mismo porcentaje a combustible; productos que están llegando a los consumidores finales.

Chahín fue enfático al mencionar que debe cambiarse el enfoque de agradecer siempre a la autoridad por la seguridad brindada, cuando ello debe ser una condición que debe proporcionar el Estado.

Puntualizó que debe trabajar en la inversión en seguridad, “en México invertimos en promedio 1.6% del PIB en seguridad, no es suficiente”. Describió el caso de Orizaba (Puebla) en donde se ha invertido hasta 14% en esta materia y los resultados son evidentes. Según SensiGuard la ciudad está en el octavo sitio, mientras que en años recientes ocupaba la segunda o tercera posición.

Actualmente, el transporte marítimo representa el 80% del comercio mundial, con más de 50,000 buques transportando mercancías. Es conocido como uno de los medios más tradicionales y seguros en el comercio internacional. Entre las principales características está su adaptación a diferentes tipos de mercancía y su gran capacidad de carga, lo que permite transportar mercancías de mucho peso a largas distancias a un precio competitivo en comparación con el transporte aéreo o terrestre.

Según la publicación anual de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) el transporte marítimo en 2016 superó por primera vez los 10.000 millones de toneladas en 2017, un incremento del 2,1% con respecto a los 9.800 millones de toneladas del año anterior. Los protagonistas del transporte marítimo son Occidente y las nuevas economías asiáticas (Sudeste Asiático, China, Corea, países del Golfo Pérsico e India). Del mismo modo, los países en desarrollo representan una proporción cada vez mayor en el comercio marítimo internacional. En volumen, en 2017 les correspondió un 60% de los bienes cargados en buques.

En Colombia, el aumento de las exportaciones petroleras lo ha convertido en una de las economías más competitivas y dinámicas del continente. Debido a su ubicación geográfica, es el único país que cuenta con costas en cada uno de los océanos, el Atlántico y el Pacífico. Asimismo, la mayoría de sus exportaciones se realizan a través de los cuatro principales puertos marítimos; Buenaventura, Cartagena, Barranquilla y Santa Marta.

Teniendo esto en cuenta, el transporte de mercancía vía marítima, aunque es el más antiguo, sigue siendo el más relevante en el comercio internacional.

A continuación encontrará algunas características y ventajas de este modo de transporte.

La Evolución Del Transporte Marítimo

A lo largo de los siglos, el transporte marítimo ha ido evolucionando de acuerdo a las necesidades del comercio internacional y el desarrollo técnico para construir barcos de mayor capacidad y puertos con instalaciones más eficientes.

Uno de los acontecimientos más importantes en la evolución de esta industria fue la inauguración del Canal de Panamá en 1914, la cual revolucionó las rutas marítimas y eliminó la necesidad de que los buques tuvieran que rodear todo el continente sudamericano, reduciendo significativamente el tiempo y distancia de navegación. Otras rutas importantes en el flujo marítimo son el Canal de Suez, que une el mar Mediterráneo con el mar Rojo, y el Estrecho de Malaca, que está entre la costa oeste de la península Malaya y la isla Indonesia de Sumatra.

A partir de los años 70, se observó un incremento en el tráfico marítimo internacional, gracias en parte a la aparición del contenedor, recipientes de carga que protegen las mercancías y facilitan el trasbordo de la mercancía. Otro factor fue la especialización de los buques para transportar todo tipo de mercancía.

Los Tipos De Buques

En el vocabulario marítimo, es común confundir un barco con un buque, y es que aunque muchos no lo sepan, hay una gran diferencia entre estos dos (2) términos. Un barco tiene una estructura de forma cóncava, construido con madera u otro material que pueda flotar en el agua. Por otro lado, el buque es un barco con una o varias cubiertas, de gran tamaño y fuerza necesaria para desarrollar viajes extensos y realizar ciertas actividades marítimas.

Dependiendo del tipo de carga a transportar, ya sea a granel (carbón, cemento, granos, arena, petróleo, gas) o con contenedores, también hay diferentes tipos de buques. Algunos de estos son:

Buques portacontenedores:

Como su nombre hace referencia, estos buques se encargan de transportar carga en contenedores estandarizados. Vale mencionar que este tipo de buques se encargan de transportar alrededor del 52% del comercio marítimo. El buque portacontenedores más grande del mundo se llama MOL Triumph, inaugurado el 14 de marzo de 2017 en Corea del Sur y con una capacidad de transportar 20.150 contenedores.

Buques graneleros “Bulk Carriers”:

Se dedican al transporte de cargas sólidas como granos, cereales o minerales. Suelen ser buques de gran tamaño y están divididos en diferentes bodegas y comportamientos.

Buques frigoríficos:

Estos buques tienen equipos de refrigeración o congelación y se encargan de transportar carga perecedera como frutas y pescados. Suelen ser de color blanco para reflejar los rayos del sol y evitar el calentamiento de las bodegas y carga.

Buques petroleros:

Están diseñados para el transporte de crudo o productos derivados del petróleo hacia las refinerías donde será procesada. Los superpetroleros pueden llegar a portar 500.000 toneladas de carga. Esta cantidad de volumen tiene beneficios para las empresas petroleras, pero al mismo tiempo conlleva altos riesgos, puesto que en momentos de accidentes, las consecuencias son catastróficas.

Buques Roll on – Roll off:

Se caracteriza por transportar mercancías con ruedas que son cargadas y descargadas solas o con el uso de vehículos tractores. Tiene un gran portón en la parte delantera del buque que funciona como una rampa para subir y bajar la mercancía (vehículos, camiones y otro tipo de maquinaria sobre ruedas).

¿Cuáles Son Las Ventajas De Este Modo De Transporte?

El transporte de mercancía por mar tiene varias ventajas en comparación con otros medios. Aquí puedes encontrar algunas:

Capacidad de almacenaje:

A diferencia de los aviones o camiones, el tamaño de los buques que se usan en el transporte marítimo permite que se puedan trasladar un mayor volumen de mercancías y contenedores.

Precios competitivos:

Los fletes marítimos son considerados muy económicos, teniendo en cuenta las largas distancias.

Versatilidad de buques:

Como se mencionó anteriormente, la especialización de los buques ha permitido el traslado de todo tipo de cargas, desde líquidos hasta ganado.
El mundo del transporte marítimo juega un papel fundamental en el comercio internacional. Su potencial para seguir evolucionando y mejorando son infinitas.

Esperamos que este artículo haya sido de gran ayuda para que pueda comprender la magnitud de este medio de transporte y todas las posibilidades que ofrece.

A lo largo de los años, el camión se ha convertido en un símbolo representativo del transporte de mercancía a nivel nacional. En nuestro artículo anterior hablamos sobre el rol del transporte terrestre en la cadena logística, porque esta modalidad es muy importante en el transporte intermodal, ya que gracias a su versatilidad es el único que tiene el servicio de puerta a puerta. Vale mencionar que, según el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018, el transporte de carga representa el 23% del producto interno bruto (PIB).

El alto volumen de mercancía que se traslada a diario por las carreteras también trae consigo varios riesgos como accidentes, robos, daños, entre otros. Según un informe del Ministerio de Transporte de Colombia, en el año 2015 se registraron aproximadamente 176.543 accidentes vía carretera. Tomando en cuenta estas cifras, el seguro de transporte terrestre se ha convertido en una necesidad para cubrir la mercancía ante todos los peligros que pueda sufrir en el trayecto.

A continuación, le mencionamos la importancia de contar con un seguro de transporte terrestre actualmente:

1. Los Riesgos Que Cubre El Seguro De Transporte Terrestre:

Como mencionamos anteriormente, los accidentes en la carretera son comunes, pero aparte de esto, hay otros que también pueden afectar la mercancía. Dentro de la lista de posibles riesgos que enfrenta la carga en el trayecto está:

  • Incendios o explosiones.
  • Vuelcos.
  • Robos y saqueos.
  • Tormentas causadas por el clima.
  • Deslizamiento de tierra y embarrancamiento.
  • Desplome de puentes.
  • Terremotos.

En Colombia, el aumento de los siniestros a causa de la piratería terrestre se ha convertido en el mayor riesgo para el transporte de carga por carretera. De acuerdo al Censo Delictivo que publicó la Fiscalia General de la Nación, a nivel nacional, se registraron 229 casos de hurto por piratería terrestre en el año 2016.

Además, un análisis de Fasecolda afirmó que la piratería terrestre sigue siendo una de las principales causas de interrupción de la cadena de abastecimiento de bienes en Colombia. Aproximadamente el 60% de los siniestros de transporte de carga que asume el sector asegurador son a causa de esta actividad ilegal.

2. Los Paros De Transportadores Y El Seguro De Mercancía:

El paro de transportadores es un tema bastante complicado y delicado, puesto que el 70% de la mercancía que se traslada en el país es por carretera (el 30% corresponde al transporte de carbón por vía férrea). Esto significa que los camioneros tienen el poder de afectar los puertos, el abastecimiento y en general toda la cadena logística. Vale mencionar que entre 2001 y 2017, se han registrado 12 paros de camioneros.

En estas situaciones es fundamental contar con una póliza de transporte de mercancía, en especial uno que tenga la cobertura de permanencias. Por ejemplo, en JAH Insurance Brokers ofrecemos un seguro de permanencia en bodega que cubre -valga la redundancia- la permanencia en bodega o depósito aduanero que se presente en el lugar de origen o destino, a partir de expirado el tiempo de permanencia cubierto por la póliza de transportes de mercancías.

3. La Remesa Terrestre De Carga Y El Contrato De Seguro:

Así como en el transporte marítimo existe el Bill of Lading (B/L) o “Conocimiento de Embarque”, en el transporte terrestre está la remesa terrestre de carga o la guía de transporte. Este documento deja en constancia que el cliente o destinatario ha recibido la mercancía y tiene la opción de anotar observaciones sobre el estado en que llega la carga como daños o pérdidas.

Este documento es importante porque sirve de prueba del contrato de transporte. Por ejemplo, cuando el asegurado realice una reclamación, aparte de otros papeles que debe presentar como la denuncia y/o croquis e informe del accidente, también debe tener la remesa terrestre de carga, puesto que es la prueba física del trayecto de la mercancía, desde el momento en que el transportador recibe la carga hasta que la entrega al destinatario.

En conclusión, los riesgos en el traslado de mercancía por carretera siempre van a existir, pero la diferencia está en la ventaja de tener un seguro de transporte de carga que se adapte a las necesidades del asegurado y pueda protegerlo ante cualquier siniestro.

El transporte terrestre es el responsable de mover la mayor parte de la actividad económica de un país, puesto que es uno de los modos de transporte más populares para entregar mercancías de un lado al otro mediante el uso de carreteras. Según el Consejo Privado para la Competitividad, el 72% de la carga en Colombia es transportada por carretera y el 27% por vía férrea (del que más del 98% corresponde a carbón).

La infraestructura del transporte, y en especial las carreteras juegan un rol clave en el crecimiento y desarrollo de un país. A pesar de los costos variables que tienden a ser altos, a diferencia del transporte marítimo o aéreo, el transporte de carga por carretera es el único que tiene la posibilidad de entregar mercancía directamente a su destino sin necesidad de sobrecarga, es decir, ofrece el servicio de puerta a puerta.

Según la Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera (Colfecar), a pesar de la inmovilización camionera que afectó las operaciones de transporte en el mes de junio y julio del año pasado, durante el tercer trimestre de 2017 se presentó un aumento de 2,21% en el tonelaje movilizado y un crecimiento del 1,50% en la facturación de las empresas respecto al año anterior.

Teniendo en cuenta los datos anteriores, es fácil concluir la importancia que tiene el transporte por carretera para el país, el cual se ha convertido en el medio de transporte más representativo para los colombianos.

En Colombia el número de empresas que tienen un seguro para cubrir los riesgos de la mercancía es bajo. Según un reporte de Fasecolda, “en Colombia solo el 20% de las empresas cuentan con pólizas para cubrir riesgos contractuales”.

Es importante ver los seguros de transporte de mercancía como una inversión para la actividad logística de una empresa, especialmente cuando se tiene en cuenta los altos riesgos a los que está expuesta la carga como la piratería terrestre, los saqueos y en este caso, los paros nacionales.

Vale la pena mencionar que hay diferentes tipos de pólizas entre los que podemos mencionar:

El seguro de bodegaje, que protege a la mercancía que queda parada en puerto.
Seguro de transporte de mercancías (Total Loss) que cubre a los camiones que son quemados en las huelgas, entre otros.

Amparo conocido como lucro cesante, que le devuelve al importador o exportador los ingresos que dejaron de recibir a causa de una eventualidad como un paro. Por ejemplo, si al momento del incidente no contaran con un seguro, perderían su carga.

En conclusión, parece ser que los paros nacionales hacen parte de la cotidianidad colombiana. Sabiendo esto, las empresas deben tomar las medidas necesarias para proteger sus mercancías y procesos logísticos.

En Colombia el 70% del transporte de carga se realiza por medio de camiones (el 30% restante corresponde al transporte de carbón por vía férrea). Teniendo en cuenta esta cifra, los paros cívicos o de camioneros tienen el poder de afectar no solo los puertos y el abastecimiento, sino también las obras de construcción y en general gran parte de la economía del país.

El tema de los paros nacionales es casi inherente a los titulares en los medios de comunicación. Pareciera que cada año hay un paro civil o de transportadores en alguna parte del país que termina afectando a varios departamentos. Si volteamos la mirada hacia atrás, en mayo de 2017 se presentó un paro cívico en Buenaventura, también conocido como el puerto más importante del Pacífico y de Colombia debido al alto volumen de carga que maneja. Este paro se extendió por 22 días y generó grandes pérdidas a empresarios que tenían mercancía parada en el puerto y que no podían trasladar.

Durante este tipo de eventualidades, es crucial que los comerciantes y empresarios cuenten con un seguro de transporte de carga, ya que les ayuda a reducir las pérdidas que le pueden ocasionar un paro como el de Buenaventura. Por ejemplo: Si usted tiene mercancía perecedera valorada en USD 30,000, y ésta se queda en puerto por más tiempo del que debería a causa de un paro, esto es igual a una pérdida de USD 30,000, más los costos de importación como fletes y aranceles. Una prima de seguros puede costar alrededor de USD 200 – 300, una cifra bastante baja en comparación con los posibles gastos que puede enfrentar.

Rceuerda que en Jah Insurance Brokers, contamos con gran variedad de productos para que asegures tus mercancías. ¡Su Seguro Correcto!

botón de whatsapp